January 29, 2016

Tomboy (o "Mirad qué serio me pongo por una chorrada")


Recientemente ha surgido una polémica en Internet (ya, lo nunca visto, ¿eh?) con la que me he sentido identificado. Alguien llamó la atención sobre una tarjeta de Trivial con esta pregunta: "En Juego de Tronos, ¿cómo se llama la hija marimacho de Ned y Catelyn Stark?". Evidentemente, marimacho es un epíteto fuera de lugar en una tarjeta de Trivial. El distribuidor del juego, Hasbro, ya se ha disculpado y lo atribuye a una mala traducción del inglés tomboy. Modestia aparte, lo intuía.

Tengo algo de experiencia en esto. En mi novela The Supernatural Enhancements hay un personaje sin nombre (uno de muchos que se vislumbran varias veces en un sueño) al que llamé sencillamente the tomboy. Es un sustantivo común en inglés. El Wiktionary lo define como a girl who behaves in a typically boyish manner ("chica que se comporta de un modo más propio de un chico"). Sucinto y claro.

Es una palabra que me encanta, porque uso muchas tomboys en mis historias, y porque es práctica: resume un concepto social y estético para el que no hay palabra en castellano. Ni en catalán. En mi novela anterior, Vallvi, que era en catalán, inventé la grafía tòmboi para expresar el mismo concepto. Y cuando Xavi Morató y yo tradujimos The Supernatural Enhancements al castellano, tomboy no se tradujo; se quedó tal cual. Un corrector intentó cambiarlo a "marimacho". Yo lo revertí inmediatamente, con una admonición de que eso era intolerable. Porque no es lo mismo. "Marimacho" es despectivo. Tomboy no lo es. (En Fotogramas ponen esto último en duda, pero me fío más de la Wiki inglesa.)

En la controversia del Trivial surgió quien defendía a Hasbro invocando el Diccionario de la Real Academia, cuya definición de "marimacho" parece inocua. Es verdad, pero no es un buen argumento. El DRAE es un animal lento y muchas veces no refleja cambios en la connotación del lenguaje. El DRAE no advierte de que "moro" deba usarse con precaución, pero todos sabemos que gritar "eh, tú, moro" está feo. No es peyorativo, pero puede serlo. Una vez más, no hay reglas infalibles a las que ceñirse, hay que usar la cabeza; una vez más, no es blanco o negro, es gris. Y si eso te fastidia, no es que el mundo se haya vuelto más complicado, es que tú eres demasiado simple.

De todo esto me apetecía compartir dos conclusiones. La primera: traducir esa pregunta del Trivial es un problemón. Yo no hubiera sabido hacerlo.

La segunda: cuando una lengua extranjera tiene una palabra que nos falta y es útil, hay que importarla y punto. No hay que esperar a la agencia Efe, y mucho menos al DRAE. Yo he usado y usaré tomboy (con una grafía u otra) en castellano o catalán. Sé que a muchos les desconcertará cuando se la encuentren; y encima, si hacen el esfuerzo de consultar un diccionario, será en vano. Pero la usaré igual: es útil; es bonita; es exactamente lo que quiero decir, y como yo la aprendí, la aprenderán ellos. Les desconcertará al principio, pero desconcertar no es malo. No es peor que ofender.